Está aquí: Inicio Blog Barotraumas post inmersión y Técnicas de ecualización
Miércoles, 15 Abril 2015 13:59

Barotraumas post inmersión y Técnicas de ecualización

Empieza la temporada fuerte para la mayoría de los buceadores y también la época en la que empezamos a ver y tratar accidentes de buceo con mayor frecuencia. Vamos a ver lo que quizás sea el daño más frecuente que sufre un buceador a lo largo de su vida:

“Los barotraumas de oídos durante una inmersión”.

barotraumas



 



BAROTRAUMAS POST INMERSIÓN Y TÉCNICAS DE ECUALIZACIÓN / EQUILIBRADO DE PRESIONES by Dr Carcela  Fuentes (Medicina Subacuática e Hiperbárica)

Voy a dedicar parte a las técnicas de ecualización o equilibrado de presiones, ya que existen varias y da la impresión de que solo se enseña a la gente la maniobra de Valsalva.

Cuando nos sumergimos y empezamos a descender, soportamos unos incrementos de presión brutales y todos tenemos claro a estas alturas, que nosotros no estamos preparados para soportar esas tremendas variaciones de presión, a no ser que hagamos algo para que nuestro organismo y en este caso los oídos no sufran las consecuencias. La causa serán, las variaciones volumétricas en todas aquellas zonas de nuestro organismo donde tenemos aire: oídos, senos paranasales, pulmones, intestinos, muelas con caries.

Que nos lesionemos o no, va a depender de la repercusión en el oído medio del buen comportamiento de las Trompas de Eustaquio (TE) y por tanto de su correcta apertura durante el descenso y ascenso. Pero habrá otros factores muy importantes a tener en cuenta que la TE debe encargarse de corregir: causas vasculares, musculares, intercambio gaseoso. Además por si esto no fuera bastante, hay una serie de factores muy unidos a los cambios de presión que será el origen de la patología del oído o barotrauma:

1.- Variaciones positivas de la presión ambiental; es decir en el descenso. Factor muy importante, ya que con diferencias de presión de 300 a 700 gramos/cm2, ya se puede producir una rotura de tímpano.... ¿qué quiere decir esto?; pues muy fácil: en torno a los -3 m o un poco más ya se puede producir la rotura del tímpano si no equilibramos correctamente la presión en oído medio.

2.- Variaciones negativas de la presión ambiental; es decir en el ascenso. De ahí la importancia de hacer los ascensos lentos, ya que variaciones intensas superiores a 110 gr/cm2/segundo puede producir un bloqueo de TE en el ascenso y por tanto una sobrepresión el oído medio y lesión secundaria.
Este momento del ascenso y desigual equilibrado, muchas veces secundario a una incorrecta ecualización entre los dos oídos en el descenso, se puede producir un “vértigo alternobárico”; se puede describir gráficamente, como si un “oído se queda arriba y otro abajo”. Se produce una irritación del oído interno y aparecerá vértigo con sensación de giro de objetos. Podrá ser leve, moderado y grave. En si mismo, lo podemos catalogar como un “incidente”, ya que no existe lesión alguna de oído interno, pero si el vértigo es fuerte y se hacer permanente, no desaparecerá hasta llegar a superficie y pasar un tiempo a presión atmosférica normal. El problema de este vértigo alternobárico es que el buceador entré en pánico por la desorientación espacial que sufre y haga una salida explosiva del agua o se salte los tiempos de descompresión,..
Por tanto, no debe perderse la calma, se debe uno sujetar donde pueda o avisar al compañero con señales, con el fin de que le sujete y le ayude a subir si el vértigo no cede. 
Una vez ha pasado, no quedan secuelas. Si persiste el vértigo mucho tiempo, habrá que descartar otras causas, que irán desde lesión de oído interno a enfermedad descompresiva grave vestibular y por tanto habrá que acudir a un Servicio de Medicina Hiperbárica.

3.- Velocidad de variación de la presión ambiental. El oído aguanta “lo que le echen” si las variaciones son lentas y graduales. Este concepto es muy importante a tener en cuenta. Por tanto descensos y ascensos de forma lenta es la mejor forma de prevenir lesiones por barotraumas.

4.- Valor absoluto de la presión.

5.- Frecuencia de la variación de la presión ambiental. Muy típico en buceo en apnea.

6.- Volumen del oído medio; esto es evidente; un oído con mucho aire soporta peor las variaciones de presión que otro con caja timpánica pequeña.

7.- Intercambios gaseosos: El oxigeno (02) se difunde con una velocidad triple a la del nitrógeno (N2); es decir que no es lo mismo respirar aire comprimido que una mezcla enriquecida con O2 u oxigeno al 100%.

8.- La forma anatómica de la TE. La Trompa va del oído al cavum –rinofaringe- y en ese recorrido forma un ángulo. Hay TE de 170º que compensan muy bien –la mayoría de la gente o casi un 50%-; otras TE son de 130º y por tanto ya la apertura es regular y por ultimo están las TE con forma de “S” que compensan fatal y por tanto mayor riesgo de lesión.

Como veis el tema no es tan sencillo y de ahí la importancia de tomarse muy en serio esta parte de la inmersión y adquirir buena técnica de equilibrado. Es frecuente ver, submarinistas que no saben equilibrar bien los oídos por mal aprendizaje en la mayoría de los casos, dada la brevedad de los cursos de buceo e incluso “on line o mediante vídeos” –sin comentarios-

Una vez producido el barotrauma, se instauran una serie de síntomas de menor o mayor gravedad: dificultad para compensar, tubaritis –inflamación y edema de la TE-, acúfenos –pitidos en los oídos-, otalgia .dolor de oído-, vértigos, autofonia, voz enlatada, otorragia –hemorragia-, salida de aire por el conducto auditivo externo....

...Una vez llega el buceador accidentad a nosotros, la exploración será fundamental para etiquetar el grado y gravedad de la lesión. Con la otoscopia podremos ver como está el tímpano, sufusiones hemorrágicas, perforación, hipoacusia,... e incluso lesión de oído interno, si el barotrauma ha sido grave. 

A partir de ahí se instaura tratamiento médico oportuno, control médico, petición de pruebas diagnósticas, cirugía en caso necesario y por supuesto baja deportiva para bucear que podrá ir desde las 2- 3 semanas a 4 -6 meses e incluso retirada definitiva de la actividad subacuática.
CONCLUSIÖN: Conocer todos estos factores, unidos a una buena técnica, hará que nos lesionemos menos y reducir su incidencia. No bucear en malas condiciones, como pueden ser un catarro, alergias primaverales, tabaquismos, evitará con mucha frecuencia lesionarnos los oídos...Y LO MAS IMPORTANTE: una correcta formación técnica y entrenamiento adecuado.

A estas alturas ya no hemos dado cuenta de la importancia de conocer y aplicar correctamente las maniobras de compensación de presión en oído medio para no lesionarnos...
¿Sabéis que existen varias?: Vamos a realizar un breve repaso de ellas, que como os he dicho más arriba, parece que la mayoría de la gente solo conoce la maniobra de Valsalva.
MANIOBRA DE VALSALVA: 
En esta maniobra nos ayudará mucho el aire inyectado a través del regulador. Nos pinzamos la nariz, cerramos la boca con la lengua pegada al paladar, contraemos la musculatura abdominal...¡¡y soplamos, dejando salir minímamente el aire por la nariz. En ese momento notaremos el chasquido de compensación. Es una maniobra fácil y de seguridad media.
Su uso en el ascenso puede ser muy nocivo para el oído medio. Es necesario saber que la maniobra de Valsalva,aumenta la presión intratorácica y por tanto disminuir el retorno cerebral y sobrevenir un mareo. 
MANIOBRA DE DELONCA:
Maniobra muy fisiológica o natural; es un poco más difícil de hacer bien, pero muy buena o segura cuando se aprende a hacer correctamente: nariz pinzada, la boca cerrada y lengua pegada al paladar. Levantamos el velo del paladar- lo notaremos tenso- y prestaremos atención de esa posición del paladar, mientras la TE abre. A continuación soltamos la pinza de la nariz, pero manteniendo la tensión del velo del paladar. Con el tiempo y práctica podremos hacerla sin pinzar la nariz. En esta maniobra intervienen los músculos peristafilinos y por tanto su efectividad. Es una maniobra difícil
MANIOBRA DE FRENZEL:
Con esta maniobra dirigiremos el aire que sale del regulador hacia la porción de la Te a nivel de rinofaringe. Nariz pinzada, cerramos la glotis y emitimos un sonido parecido a decir “KÉ”, efectuando una especie choque lingual. La seguridad de esta maniobra es buena.
MANIOBRA DE TOYNBEE:
Esta maniobra solo debe hacerse en ascensos con problemas y nosotros cuando estamos en cámara hiperbárica con el fin de eliminar sobrepresión. Es útil en caso de un mal equilibrado de presiones en el ascenso de forma espontánea –es lo normal-; puede ser necesario en caso de bloqueos inversos o ascensos rápidos que den lugar a sobrepresión en oído medio. En estas situaciones está absolutamente contraindicado realizar maniobra de Valsalva o similares, ya que meteríamos más presión al oído medio y se podría agravar la lesión y un efecto explosivo. Se hace simplemente deglutiendo. Su seguridad es buena.
Un saludo y espero haya sido de vuestro interés.

Fdo: Dr. Manuel Carcela Fuentes
Medicina Subacuática e Hiperbárica
Está aquí: Inicio Blog Barotraumas post inmersión y Técnicas de ecualización